Para esta prueba te pedirán que subas cuatro escalones lo más rápido que puedas. Los escalones son como una escalera pequeña, con pasamanos para que no te caigas. También te pedirán que vuelvas a bajar los escalones. La persona que hace la prueba usará un cronómetro para decir cuántos segundos te toma subir los escalones y cuántos segundos bajar.