Los análisis de sangre ayudarán a los médicos a conocer muchas cosas sobre tu cuerpo y tu salud.

Antes del análisis, es posible que te pidan que no comas nada. Te dejarán comer después de que se realicen los análisis. Para los análisis de sangre la enfermera deberá colocar una aguja en tu brazo por algunos minutos para extraer una pequeña cantidad de sangre. Eso te puede molestar un poco y algunas veces es posible que te coloquen un medicamento en el brazo antes de la prueba para que no sientas la aguja.