Esta prueba se parece mucho a la RM cardíaca, pero no se aplicará una inyección (líquidos que se pasan por tu mano o brazo). Usarás un camisolín y te acostarás en una mesa. La mesa se deslizará dentro de un tubo grande. En algunos momentos, la persona que hace la prueba te pedirá que aguantes la respiración por algunos segundos. La prueba durará entre 15 minutos y una hora. Es posible que permitan que tu mamá o tu papá se queden en la sala de RM contigo. No duele.